Blog

Depresión (Historia completa)

Yo por muchos años viví con depresión, probablemente muchas personas no se dieron cuenta, porque fingía estar bien, solo algunas personas de mi familia y las personas muy cercanas a mi en esos tiempos, se dieron cuenta del infierno en el que vivía.

Diseño sin título-14

¿Que cuándo empezó?, ¿por qué me paso?, No tengo muy claro cuando empezó, se cuando me fui al hoyo, pero si lo analizo bien, me doy cuenta, de que es algo que yo ya venia arrastrando de muchos años atrás.

Desde chiquita fui muy tímida, miedosa e insegura, con cero autoestima y muy mala estudiante, en la adolescencia cuando reprobé primero de secundaria y me salí del colegio en donde estudiaba, me aleje de todas las personas y me volví muy solitaria, al mismo tiempo en mi casa, mis dos hermanas preparaban su boda y yo me volví un ser invisible que no contaba para nada en mi familia (o por lo menos, yo así lo sentía) y en cuestión de pocos meses, pase de tener dos hermanas a prácticamente ser hija única en mi casa y eso fue horrible para mi y si a parte le sumamos que yo estaba en plena adolescencia y con todos los cambios hormonales que eso trae, con lo irritable y lo insoportable que una se pone en esos momentos, peor aun.

IMG_5116

En este tiempo, yo con 15 años y con una vida bastante solitaria y aburrida, me hice muuuy fan de ov7, pero de una forma bastante exagerada, en el que casi casi vivía por y para ellos, todo el día escuchaba sus canciones, me aprendía las coreografías, grababa todos los programas donde salían y los veía mil veces, mi tema de conversación era ov7, soñaba con ov7, todo el tiempo era ov7, se que es ridículo y estúpido, pero yo vivía en mi mundo llamado ov7, en donde nadie me podía lastimar, ni molestar, en donde yo me sentía tranquila y sentía que todo estaba bien.

disec3b1o-sin-tc3adtulo-12.png

 

Cuando yo tenía 11 años, por primera vez en mi vida, me toco enfrentarme al tema de la muerte, cuando a causa de cáncer murió mi abuela materna y aunque si me dolió y llore muchísimo, fue algo fácil de superar, porque yo era una niña, que no entendía lo que sucedía, en el 2003 y ya con 17 años, otra vez a causa de cáncer, perdí a un tío que yo quería muchísimo, pero ahora la historia fue diferente, porque ya estaba más grande, entendía lo que pasaba, me toco vivir y sufrir su enfermedad y de alguna forma prepararme para lo peor y dos meses después de esta perdida que a penas empezaba a asimilar, el destino me dio otro golpe y de forma repentina, murió mi abuelo materno y aunque con el tiempo pude superar estas perdidas, me dejaron marcada, con una sensación extraña de vacío y un miedo muy grande a la muerte.

Obviamente mi mamá no me veía bien y me mando a terapia, pero si yo estaba bien y me sentía bien, ¿por qué iba yo, a ir con un señor que no me caía bien, a contarle mis cosas?, yo no necesitaba eso!!!

Diseño sin título-11

 

Cuando tenía 19 años, me mandaron un año a estudiar ingles a Canadá, pero yo no quería ir, me daba mucho miedo separarme de mi familia, temía que algo malo pasara y yo no estar ahí, a mi mamá a veces le pasa que de la nada se le cierra la garganta y se queda sin poder respirar y yo sentía la necesidad de siempre estar ahí para poderla ayudar, como muchas veces me ha tocado hacerlo.

Y el cáncer volvió a hacer acto de presencia y en cuestión de un año se llevo a otros 3 familiares, ahora del lado paterno, que aunque yo no era muy cercana a ellos, dolió y mi miedo por esta enfermedad creció.

Fueron varios años inestables emocionalmente, cambiando de psicólogos porque ninguno era de mi agrado, empezando a tomar medicina, que yo no sabia que eran antidepresivos y llenándome cada vez más de miedos.

Llego un momento, que con cualquier mala noticia que escuchara mi inseguridad crecía, si a alguien le daba una enfermedad, sentía que a mi también me daría y empezaba a sentirme mal, si alguien se murió por x causa, sentía que me pasaría igual, cuando mis papás salían de viaje, yo no respiraba tranquila hasta saber que habían llegado bien a su destino y si se les olvidaba hablarme para avisarme que habían llegado bien empezaba a ponerme histérica y a imaginarme lo peor, si alguien cercano a mi se enfermaba yo me preocupaba muchísimo, básicamente me sentía con tan mala suerte, que creía que todo lo que mi mente se imaginaba se haría realidad.

Hasta que un día, caí en un pozo muy profundo, oscuro, en el que sentía que me ahogaba y veía imposible poder salir de ahí y fue cuando finalmente entendí, que yo no estaba bien y que necesitaba ayuda urgentemente.

Empecé a tomar terapia, otra vez a tomar antidepresivos y ansiolíticos, yo quería recuperarme rápido pero a veces no tenía energía ni ánimos para hacer nada,  poco a poco sentía que mejoraba, hasta que un día me sentía bien y decidía no volver a tomar la medicina y me hundía otra vez y así muchas veces.

Diseño sin título-7

Claro que en esos momentos tenía una gran necesidad de salir adelante pero no tenía fuerza ni ánimos para hacer nada, a veces ni para ir a la terapia, deje la universidad (que por cierto odiaba mi carrera), no sabia por donde seguir, ni que hacer, yo de lo único que era capaz era de estar sola, durmiendo, viendo la televisión y sin que nadie me molestara.

Muchas veces fue tanta mi angustia, mi desesperación, mi odio a mi misma y a mi vida que yo lo único que quería era estar tranquila y no volver a sufrir jamás, tenía un gran deseo de acabar con mi vida, a veces en lo único en lo que podía pensar, era en cual sería la mejor forma de matarme, pero al mismo tiempo, esos pensamientos me causaban más angustia y mucho miedo, siempre supe que nunca me atrevería a hacer algo así, además de que yo no soy nadie para decidir causar un dolor tan grande a mis papás y luego pensaba en mis sobrinos que eran muy chiquitos en ese tiempo y tampoco se lo podía hacer a ellos.

A los 24 años, cuando yo sentía que ya estaba saliendo de todo esto, estaba bien medicada y me sentía bien, decido irme a estudiar al DF, al principio todo fue increíble, tenia nuevos amigos y me la pasaba muy bien, hasta que una vez más, deje de tomar la medicina y cuando vi una película horrible que me traumo, me volví a hundir, ahora mucho más al fondo y sin mi familia cerca, pero esta vez fue diferente, porque tenia amigos, que aunque no me entendían me animaban a salir a delante, tenía clases y actividades que me obligaban a levantarme y también finalmente conocí a una psicóloga con la que me sentí en confianza y por primera vez pude platicar todo lo que traía dentro, poco a poco me ayudo a liberarme de todos mis miedos y me enseño formas de superar los momentos de angustia, también contaba con una buena psiquiatra que me controlaba los medicamentos.

Diseño sin título-5

 

Luego vinieron momentos de mucha felicidad, ilusión y diversión, rodeada de personas que me querían y con las que me sentía en confianza y que sabia que pasara lo que pasara podría contar con ellos, cada vez me fui sintiendo más segura, con más confianza en mi misma, mi autoestima fue creciendo y la depresión fue quedando atrás.

Después pase por otros momentos complicados, pero que no me derrumbaron y decido regresar a vivir a Guadalajara, siendo una persona completamente diferente a la que se fue, con nuevos retos, con un nuevo trabajo en puerta y con la incertidumbre de cómo seria mi vida de regreso en mi ciudad, en mi casa y viviendo una vez más con mis papás.

Diseño sin título-8

Me enfrente a nuevos retos personales pero sobretodo laborales, trabaje en un restaurante, lo que fue una experiencia nueva, interesante y en donde aprendí mucho pero también fue una experiencia bastante desagradable y después emprendí mi propio negocio, lo cual ha sido bastante difícil, una lucha del día a día, que altera bastante mis nervios, mis emociones y me estresa pero no me rindo .

Ya viviendo en Guadalajara, tuve mi última recaída, pero ahora puedo decir que tengo 4 años recuperada, que me costo muchísimo trabajo salir de ahí, que si no salí antes fue completamente mi culpa, por no seguir los tratamientos como debía, pero hoy después de haber pasado por una larga lista de psicólogos y psiquiatras, después de haber hecho cualquier tipo de terapia, porque si hice hasta lo inimaginable, homeopatía, flores de bach, numerología, energía, hipnosis, ángeles, etc; Hoy me siento mejor que nunca, con autoestima, confianza en mi misma y mucho amor propio.

Diseño sin título-4

Y como en toda enfermedad, aquí también quedan secuelas.

Yo no soy la misma persona que antes, ahora soy más fuerte, más madura, más decidida, más desconfiada, también más sensible,  se lo que quiero, analizo todo mil veces, me tomo la vida con más seriedad y me preocupo por lo que de verdad me importa.

Obviamente quedan miedos y por estos mismos, me cuido más en cuanto a pensamientos y decisiones, cuido mi entorno, no confío en cualquier persona y me rodeo de personas que creo no me puedan lastimar, no me ilusiono, ni creo en promesas, prefiero que la vida me sorprenda.

Diseño sin título-6

Claro  que me atrevo, me arriesgo y lucho por lo que quiero, pero siendo muy consiente de que podría no salir como lo planeo y estando completamente segura de querer intentarlo.

Siempre en la vida voy a tener momentos buenos y malos, estando en situaciones de riesgo y más en estos momentos en donde vivimos muy a las prisas y con demasiado estrés, por eso hay que hacer lo que nos haga felices y poniendo todo de nuestra parte para lograrlo, muy a pesar del miedo que pudiéramos tener.

Dicen que una persona que ya sufrió de depresión tiene muchas probabilidades de que le vuelva a suceder y por esto, para mi lo más importante es, nunca dejar de trabajar en mi, siempre intentar ser una mejor persona, aprendiendo cosas nuevas, teniendo a personas en las cuales pueda confiar y asistiendo a terapia de vez en cuando.

Diseño sin título-9

Y a la depresión le digo gracias, porque gracias a todo eso que viví, hoy soy la persona que soy.

Y sobretodo, gracias a todas esas personas que estuvieron conmigo en esa etapa tan difícil de mi vida, gracias, porque consiente o inconscientemente me ayudaron a querer salir a delante y a salir de ese infierno en el que vivía, no digo nombres pero si algún día leen esto, sabrán de quienes hablo, (sobretodo una persona en especial).

 

4 comentarios en “Depresión (Historia completa)”

  1. Hola Mariana!! me ha gustado mucho tu artículo, muchas gracias por compartir tu historia publicamente, porque te confieso que me sentí identificada en algunas partes. Yo nunca he pasado por un proceso de depresión así, aunque confieso que he vivido momentos a los que me gusta llamar cuadros depresivos, esos ratos en los que estoy ciertamente mal, negativa y con muchos problemas de autoestima e inseguridad, pero que como llegan pasan y no son muy regulares, pero me he experimentado en circunstancias en las que la vida me ha parecido muy complicada. A pesar de ello, sigo adelante, aferrándome todos los días a las cosas que me hacen feliz, ¿y porque no decirlo?, creo que tengo una vida feliz, pero soy humana, y los problemas a veces son inevitables, más no las ganas de salir adelante. Y pues nada, solo quería decirte que me leí todo tu artículo y que agradezco que lo compartieras. Un abrazo desde Chihuahua 🙂

    Me gusta

    1. Hola!!! Muchas gracias por tus palabras, esa es la idea, que se puedan identificar con mi historia y vean que si es posible salir a delante, es básicamente lo que tu dices pero por un periodo de tiempo mucho más largo y tienes razón, tener problemas es parte de la vida, lo importante es hacer lo posible por solucionarlos.
      Saludos!!!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s