Blog, Ejercicio

Mi Relación con el Ejercicio

Yo se que hacer ejercicio es algo sumamente importante no solo para verse bien si no también para sentirse bien, pero tengo que confesar que el ejercicio y yo no somos amigos.

Como la mayoría de las personas (creo), la primera vez que hice ejercicio fue en el colegio, odiaba el día que tocaba educación física y envidiaba a las que por una u otra cosa no podían tomar la clase y se quedaban sentadas en la banca sin hacer nada, eran esos escasos momentos en los que yo solo deseaba estar enferma o tener un brazo o una pierna rota!!!, odiaba que nos pusieran a correr dando vueltas alrededor de la cancha, o jugar básquet, volibol o lo que fuera y mejor ni hablar de relevos porque era lo peor que me podía pasar, eso de correr para darle la estafeta a la otra niña, con la presión de todas tus compañeras porque vas lento, hacías que tu equipo perdiera, era horrible y eso sin contar que me daba pavor caerme y lastimarme.

Mariana-45

Afortunadamente en mi casa no había ese amor por el deporte y a mi mamá nunca se le ocurrió meterme a clase de ningún tipo de deporte, solo natación por obvias razones y la verdad es que tampoco es como que tuviera mucho tiempo, si tomamos en cuenta que todas las tardes vivía en clase de matemáticas, historia, geografía, etc (porque si, el estudio tampoco era lo mío).

Después llego el ”gran día” en el que me dijeron que tenia escoliosis (columna en forma de s y una pierna mas larga que la otra)y la mejor terapia obviamente era hacer ejercicio, en ese momento y a causa de mi gran desempeño como estudiante yo ya estaba en una secundaria abierta y gracias a dios sin clase de deportes, por lo que la única opción fue ir al club a nadar o a tirar bolas en la cancha de básquet (según el doctor eso era muy bueno para mi columna), cuando mi mamá me dejaba en el club, me iba a la cancha de básquet, tiraba unas cuantas pelotas y el resto del tiempo me iba a una salita a ver la tv o a hojear revistas, los días que tocaba ir a nadar solo me metía en el jacuzzi y listo, había días que simplemente me mojaba el pelo y el traje de baño y fingía haber nadado toda una hora, muy mal, lo se.

Llega una edad en la que el cuerpo empieza a cambiar y lo que comes te empieza a engordar y fue cuando hice mi primer dieta, la dieta de la zona, estaba súper aplicada, la hacia al pie de la letra pero como quería resultados más rápidos empecé a hacer ejercicio, pilates y me encantaron, no faltaba un solo día hasta que por cosas del destino tuvieron que cerrar ese lugar, después busque otro lugar de pilates pero ninguno fue lo mismo.

IMG_2702

Meses después por la necesidad de bajar unos cuantos kilos regrese al gym, pero si iba 10 veces al mes creo que era mucho, me acuerdo que un día mi mamá me despertó abruptamente para decirme que mi papá se sentía muy mal y se lo llevaba al hospital, yo estaba muy asustada, me daba mucho miedo que le pasara algo y en ese momento a pesar de mi desprecio por el ejercicio y de que me tenia que ir a la universidad lo único que paso por mi mente fue ponerme ropa deportiva y salir a correr, ahí descubrí que el ejercicio también servía para hacerte sentir mejor, porque aunque el miedo seguía ahí presente, si me ayudo mucho a descargar la angustia que sentía y a tranquilizarme.

Años después, después de haber vivido en el DF, de haber pasado por momentos muy difíciles en donde me enferme bastante y sobretodo viví una gran depresión, regreso a Guadalajara y me veo otra vez en la necesidad de bajar muchos kilos por lo que regrese a clases de pilates y al gym pero no lo disfrutaba ni un solo minuto y una vez cumplidos mis objetivos deje de ir.

Yo soy de esas personas que tienen 0 condición física, a los 5 minutos ya me canse y mientras estoy haciendo ejercicio me estoy quejando todo el tiempo y no dejo de ver el reloj con la esperanza de que el tiempo pase más rápido,  al día siguiente que estoy toda adolorida me quejo mucho más.

Si me frustra mucho no lograr esa constancia, no se si es que no he encontrado el ejercicio que me guste, que de verdad no nací para hacerlo o simplemente la flojera me gana, lo único que se es que estoy dispuesta a intentarlo otra vez ¿por qué? Porque quiero poder darme el lujo de de vez en cuando comer algo que no debo sin sentir culpa ni remordimiento por las calorías de más y a parte me gusta verme bien y sobretodo quiero sentirme bien, así que probare diferentes tipos de ejercicios y después les contare que tal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s